Stfi: “Chile tiene una tradición en arte urbano comparado con el resto de Latinoamérica”

stfi_galeria_lira (1)

Foto por @Lamavizu

  • La artista nacional expone en Galería Lira un mural que preparó especialmente para la ocasión y en el que participó el público general que asistió a la inauguración de la muestra.

"Fue una locura", con esas palabras Estefanía Leigthon califica su gira por Latinoamérica en la que recorrió países como Perú, Bolivia, Ecuador y Colombia. "En total llevo 4 años de viaje, he estado entre 4 y 6 meses en cada país por lo que he conocido en profundidad los procesos culturales y a los pintores locales. Ha sido un viaje muy rico en cuanto a aprendizaje", dice la artista de 29 años.

Stfi, como es conocida en el mundo del arte urbano, fue parte de nuestro opening para el lanzamiento de la temporada 2017 de Galería Lira, donde intervino un espacio de nuestra casona junto a los asistentes a la muestra. Se trata de un mural donde destacan elementos de la naturaleza y cuerpos femeninos, el que podrás visitar hasta mediados de junio.

Profesionalmente vienes de otro mundo ¿cómo es que te aventuraste en este viaje?

No estaba planificado que las cosas salieran así. Siempre me gustó la pintura pero me dedicaba al diseño de vestuario y sólo pintaba en mis tiempos libres, que no eran muchos. Llegó un momento en que quedé más o menos libre porque había cumplido todos mis compromisos laborales y se me ocurrió hacer un viaje largo, también pensándolo como para desarrollar una investigación textil y volver para aplicarlos en el vestuario teatral. Las cosas cambiaron mágicamente y me fui encontrando con los amigos de mis amigos pintores y todo mi tiempo lo usé para pintar, me fui metiendo en ese mundo y no hubo vuelta.

¿Cómo fuiste avanzando profesionalmente en tu viaje?

Antes de partir había hecho algunos murales en Chile que ahora veo y no me gustan tanto, soy muy autocrítica en ese sentido. Siento que me hace falta una escuela de pintura porque todo lo que he aprendido ha sido de autodidacta, mirando y después reproduciéndolo en mis propios trabajos y mis experiencias. Durante el viaje participé en varios festivales, instancia que me favoreció mucho porque me daban materiales, alojamiento, viáticos, lo que era una alternativa súper buena para financiar mi viaje. Entonces me la jugué y lo hice muy consciente para que quedara bien, tengo disciplina para hacer las cosas y eso finalmente trae frutos. Me pasa que aún no quedo 100% satisfecha con lo que hago aunque pongo lo mejor de mí, siento que nunca dejo de aprender.

Desde tu experiencia ¿cuál fue tu impresión del arte urbano en los países que estuviste?

En todos lados las motivaciones son más o menos las mismas, el querer expresarse, mostrar nuestras visiones y apropiarnos de los lugares que están bombardeados de publicidad dañando el paisaje urbano. Respecto a los artistas de los países en los que estuve, hay una escena mucho más nueva, distinto a lo que pasa acá en Chile donde la escena está más consolidada. Chile tiene una tradición en arte urbano comparado con el resto de Latinoamérica, lo que fue un plus para mí. De todas maneras hay muy buenos pintores en Bolivia, Perú y todos lados en general, aunque no existe tanta variedad entre ellos como acá.

¿De qué manera influyó este viaje en tu obra?

Fue una sorpresa encontrarme nuevos paisajes como la selva, quedé impactada por la cantidad de vegetación que vi, los tantos tipos de plantas, sus formas y colores. Eso me agarró muy fuerte y lo incorporé en mi trabajo, me siento muy libre explorando en esa área además de que puedo compartir lo que he vivido en este viaje que ha sido también un proceso. Algo que también estoy haciendo en ese contexto de naturaleza son retratos de mujeres más contemporáneas, con tatuajes y rasgos más actuales. Pero sin duda lo que más me identifica e inspira es lo que pasa acá con la Brigada Ramona Parra o la Negotrópica, ambos muy representativos y únicos.

Fotos por @Lamavizu

La figura femenina siempre ha estado presente en tu trabajo, ¿cómo ves el asunto de género en Latinoamérica?

Me tocó vincularme con varios colectivos feministas que me inspiraron bastante y me di cuenta de que todos los países están en el mismo sistema patriarcal, no hay grandes avances en Latinoamérica, en general los problemas se repiten, pero sí he visto que las mujeres se están uniendo y empezando a generar discusión en torno a este tema. Creo que poder cuestionárselo es el primer gran paso y en eso estamos como sociedad.

¿Cuáles son tus próximos planes?

A fines de mayo me voy a Canadá por dos meses. Mi madre vive allá y hace mucho tiempo que no la veo, aunque también pretendo hacer algunos contactos en la escena del arte urbano, sé que está muy activo por allá y quiero ver si surge algo. También estoy muy entusiasmada con un proyecto de Colombia donde voy a ilustrar libros cuentos que abordan el tema de la cultura afro y que será distribuido en escuelas públicas.